Posted on

La salvación para un coche al que se le ha roto el motor

desguacescasquero

Si estás en la situación de encontrarte con el coche roto, no llegues a desesperar, que dicen que todo tiene solución y esto no iba a ser menos. Si has llegado hasta aquí a leer estas líneas es porque andas buscando una solución que no te lleve directo a la ruina, seguro que ya te han dado el precio de uno nuevo y claro la sangre se te ha bajado a los pies de repente.

Es verdad que es complicado sobre todo porque toca encontrar un motor igualito al que tu coche tiene puesto, y antes de que vayas a dar un paso en falso te quiero decir desde aquí que encontrar un motor en condiciones solo que usado no te va a llevar mucho tiempo.

Quizás en estos momentos ya se te han quitado las ganas de continuar leyendo, es lo que suele generar el hecho de leer la palabra usado, mucha gente lo relaciona con estar a punto de romperse y prefiere esquivarlo y ver otro tipo de opciones.

Ya desde aquí te digo que si el motor se ha muerto nada se puede hacer por él, y o bien te compras un coche nuevo que en estos tiempos miera que la cosa está complicada, o te dejas un ojo y parte del otro en poner un motor nuevo, o me haces caso y eliges entre los muchos desguaces de motores que encontramos en nuestro país el que mejor se ajuste a nuestras necesidades.

De un tiempo a esta parte la moda de utilizar de nuevo las piezas usadas ha creado una gran controversia, gente que está completamente de acuerdo y gente que por el contrario piensan que es una pérdida de tiempo, en primer lugar la gente lo que debe saber es que estamos hablando de una pieza original solo que ya ha sido usada, en segundo lugar estamos ante una pieza revisada de manera minuciosa y garantizada por profesionales que no se dedican precisamente hacer ganchillo sino que saben muy bien hacer su trabajo, y tercero nos encontramos con una pieza de gran durabilidad en buen estado y a la mitad o menos de su precio, ¿en serio se puede pedir más?

Creo que es una opción muy acertada que se debe plantear en estos casos y sopesar después si merece la pena o no.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *