Posted on

Las máquinas de serigrafía

Existen una gran variedad de máquinas orientadas a la especialidad de impresión de serigrafía, desde la insoladora serigrafíahasta la propia máquina impresora, pasando por otras con funciones específicas pero todas ellas muy importantes.

Las grandes marcas del sector se están esforzando en ofrecer máquinas cada vez más avanzadas y que no solo ofrezcan mejores prestaciones, sino que puedan durar más tiempo. Cuanto más dura una máquina y mejores son sus trabajos, más ganancias obtendrá con ella la empresa de trabajos de serigrafía y, por tanto, más rentable le saldrá adquirir sus productos.

Máquinas rentables

No se trata solo del precio de la máquina, a veces este puede ser engañoso ya que una máquina puede ser muy barata y acabar resultando muy cara ya que su vida útil es corta o la calidad de sus trabajos no es suficiente para las exigencias del mercado. Incluso hay que saber la velocidad a la que puede ofrecer las reproducciones para poder realizar un cálculo aproximado de la cantidad de pedidos que se pueden atender en un mes o en una semana.

Una máquina que tenga una velocidad alta sin que esto repercuta en la velocidad y que tenga una larga vida útil, será una máquina rentable ya que se podrá amortizar pronto la inversión y recoger ganancias. Y, todo esto, haciendo que el cliente esté contento ya que sus pedidos se entregan en plazo y, además, con la calidad esperada.

Consumibles adecuados

Otro punto a tener en cuenta es la facilidad para conseguir los consumibles que las máquinas de serigrafía precisan. Una máquina puede tener un precio muy competitivo, pero si luego no hay suficientes repuestos o consumibles en nuestro país para poder tener siempre los que se necesitan, se obligará a detener el trabajo cada vez que haya que esperar por un pedido o a tener que contar en el almacén con un buen suministro.

Otro problema puede ser que sí haya en el mercado abasto suficiente, pero que el precio de estos consumibles sea tan caro que haga que no sea tan rentable como debería la realización de los trabajos. Por eso, antes de comprar una máquina es buena idea dejarse aconsejar por un suministrador de confianza que ofrezca información completa y totalmente fiable sobre las diferentes ofertas del mercado, para así saber cuál es la que más conviene en cada caso en función del presupuesto y del tipo de trabajo a desarrollar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *